¿Termo eléctrico o calefón?

Si estás en duda, te ayudamos a elegir lo mejor para tu hogar.

 

 Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir

La decisión sobre la instalación de un termo eléctrico o un calefón depende, básicamente, de las necesidades del hogar donde se instalará. Ya que en cuanto a efectividad y consumo, ambos tienen ventajas y desventajas.

La cantidad de personas que usarán el agua caliente, la presión de agua, y el tipo de baño que se realizará (ducha o inmersión), son los factores a tener en cuenta para elegir entre una u otra alternativa.

 

Ventajas y desventajas del termo eléctrico

El termo eléctrico mantiene el agua caliente en forma permanente, para lo cual tiene un termostato que apaga y enciende el calentador según sea necesario. Funciona incluso con poca presión de agua y las cañerías necesarias para su instalación son de menor diámetro que las que necesita el calefón. Podemos tener varias llaves abiertas a la vez sin perder presión, es más seguro,  no contamina y tiene menor mantenimiento que un calefón. Pero si no elegimos el de capacidad correcta, luego de un rato el agua comenzará a salir tibia.

Si vamos a optar por el termo eléctrico, es necesario tener en cuenta el tiempo de recuperación (lo que tarda en calentar el agua cuando se ha agotado la que estaba caliente), y la acumulación, esto es, la cantidad de agua que mantiene siempre a temperatura, lista para usar.

 

                                         

 

  

 

Ventajas y desventajas del calefón

El calefón, requiere de una presión mínima de agua, tanto para encender como para mantenerse encendido: si cerramos un poco la llave, puede apagarse. En invierno, si mantenemos la llave totalmente abierta, el calefón no llega a calentar completamente el caudal de agua. Por otro lado, cuando tenemos una llave abierta, no podemos abrir ninguna otra, porque perdemos presión.

Si optamos por el calefón, debemos tener en cuenta, en primer lugar, cuál es la alimentación: si se trata de gas natural o gas licuado, ya que se requieren distintos tipos de calefón en cada caso. Los más seguros son lo que no tiene llama piloto y vienen provistos de un sistema de encendido automático llamado hydropower, por el cual el calefón enciende automáticamente al abrir la llave.

 

          

El calefón necesita de una correcta instalación y salida al exterior para la ventilación de gases. La capacidad dependerá, al igual que el termo eléctrico, del uso y cantidad de habitantes de la casa.